Los restos del naufragio

Hay un vacío, en la playa, que se fue llenando de los desperdicios del barco que vemos hundirse a lo lejos, manchas negras, humos, su inmensidad como un dinosaurio volcado. Y las botellas, los candelabros, las enciclopedias que se amontonan en la arena, con palos, caracoles, viejas sombrillas olvidadas. Un lenguaje que va muriendo pero respira ahora en restos, en fragmentos dispersos de letra, en balbuceos de los ahogados y todavía dice cosas.

18426616_10212982268091352_1579644336_o.jpg
Fotografía de Andrés Seoane

Seguir leyendo “Los restos del naufragio”

La ruptura

Reseña de No a mucha gente le gusta esta tranquilidad, de María Teresa Andruetto (Buenos Aires: Random House, 2017), que salió en la diaria el 1 de diciembre de 2017.


Es común leer sobre un grupo de mujeres que en este momento está renovando la narrativa argentina. Nombres como el de Mariana Enríquez (1973), Selva Almada (1973), Vera Giaconi (Montevideo, 1974), Pola Oloixarac (1977) y Romina Paula (1979) se repiten entre los recomendados y, cada vez más, en las listas de las nominaciones a los más importantes premios literarios. Ilustrativo es el caso de Samanta Schweblin (1978), quien junto con otros cinco autores compitió este año por el Man Booker International Prize, la versión para autores de habla no inglesa de ese prestigioso premio británico. Sin embargo, antes que ellas hubo otras, que de algún modo prepararon la escena.

Seguir leyendo “La ruptura”

Un desierto de arena rosa

Dickinson escribía con palabras que, de cotidianas, se volvían extrañas. «No es necesario ser una habitación», comienza por ejemplo su poema 670, «para estar embrujada» y hay una plasticidad que deslumbra, una cercanía que enceguece, una consecución dislocada de las imágenes preferidas de los románticos -abadías y sepulturas, corredores, asesinos que acechan en los cuartos, fantasmas y encuentros a medianoche-, que son emplazadas en el espacio cerrado del pensamiento.

Fragmento de “Un desierto de arena rosa: Emily Dickinson”, que se publicó en el portal de la librería Escaramuza. Se puede acceder al texto completo haciendo clic en la cita.