Quince confesiones pop

  1. Todo empezó, por supuesto, con Madonna. En mi casa había cuatro discos: True Blue, que tiene la mejor portada, Like a Prayer, que tiene la mejor canción, Like a Virgin y You Can Dance. Mi infancia tiene como fondo, por momentos, “La isla bonita”.  madonna-true-blue-cd-cover
  2. En el 2001 yo tenía nueve años. Una amiga de mi madre se enteró que a mi me gustaba Madonna y me prestó Music, que había salido a fines del año anterior. Recuerdo perfectamente copiar ese disco a un cassette, en el living de casa, en invierno. Tenía 14 cuando hizo el polémico Confessions Tour, que vi en la tele mil veces.
  3. Tengo presente, como si estuviera pasando en este momento, la cobertura de E! del juicio a Michael Jackson. Yo, como buen niño católico, sentía aberración por ese hombre horrible, pero si pasaban “Rock With You” mis pies se movían solos.
  4. En 2010 vi, en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, el escalofriante y profético cuadro “Autopsy of Michael Jackson” de Dana Schutz (2005). El año anterior me había pasado defendiéndolo y oyendo, redescubriendo su genio.Dana Schutz, The Autopsy of Michael Jackson, 2005
  5. Cuando vi This Is It lloré. A mí siempre me había encantado Moonwalker.
  6. Cuando era niño escuchaba el disco ABBA Gold compulsivamente. Con Paulita pasamos muchos veranos cantando “Mamma mia!” a dúo, estudiando filosofía y nadando.
  7. Recientemente volví a oír a ABBA, sobre todo el increíble disco The Visitors. Mi canción preferida (que no está ahí) es “Fernando”, todavía.
  8. He defendido a Britney en miles de reuniones, ante amigos y desconocidos. En mi era MTV no me perdía un VMA y recuerdo cada video clip vívidamente. Cuando estuvo en su “long weekend”, la seguí defendiendo cada vez con más vigor de los lunáticos que la atacaban.
  9. No sé si se puede decir que sea pop, pero es pop. A los 15, por ahí, me vino un ataque de obsesión con El Mago de Oz. Había leído un librito de Salman Rushdie sobre la película de Victor Fleming en un viaje en avión y en ese viaje me compré la edición coleccionista de la película y el libro de Frank Baum, que hasta ahora sigue siendo de mis preferidos. Fue así que conocí el maravilloso disco Goodbye Yellow Brick Road, de Elton John.Widescreen-Cornfield-lg
  10. Hace un tiempo volví a escucharlo y ahora lo oigo por lo menos una vez cada dos días. Cada canción es mejor que la anterior, pero me fascina “I’ve Seen That Movie Too” que de algún modo toma una idea ya presente en “A Day in The Life” y en “Life on Mars?”.
  11. Siempre me interesó la figura de la niña actriz de Hollywood. Sherley Temple, la inigualable Judy Garland, pero también Britney y, más acá en el tiempo todavía, Miley Cyrus. Mi interés por Miley, sin embargo, fue distinto, más “mental”, menos apasionado. No digo que sea peor, pero es distinto.
  12. Una de las mejores canciones de este siglo es “Higgs Boson Blues”, de Nick Cave and The Bad Seeds. Sobre todo porque dice “Hannah Montana does the African Savannah / as the simulated rainy season begins”.
  13. Fui a ver a Miranda! por primera vez en la época de Sin restricciones. Tendría unos 15 años, más o menos. Escuchaba mucho ese disco. No es fácil tener 15 años y ser fan de Miranda!
  14. Este año, gracias a Federico de los Santos, volví a verlos. Me sentí con 15 otra vez.
  15. Es difícil el pop. Ahora pienso en el género y lo pienso como a Miley Cyrus, de una forma más cerebral, más fría. Muchas de las cosas que yo reflexioné las dijo mejor que nadie ANOHNI en uno de los discos más luminosos que haya oído; sin embargo, si me pongo a recordar algunos de los peores momentos de mi feliz vida, pienso que el pop es también bailar sobre las ruinas.

BONUS TRACKS

  1. Cuando me regalaron mi primer MP3, venía con una canción de prueba única: “Yesterday Once More” de The Carpenters. Esos coros se hundieron en mi cerebro en una época en que sentía una rara y falsa nostalgia de los 50 también propiciada por “American Pie”, la canción de Don McLean que había conocido gracias a Madonna y que oía en su versión original muchísimas veces por día.  Después vi Superstar: The Karen Carpenter Story, la película de Todd Haynes, actuada por Barbies y vi un poco la centralidad del cuerpo en el pop. Pienso en la cabeza rapada de Britney, las fotos de Lee Friedlander de Madonna desnuda,  el cadáver ultrajado de Michael, la flacura cadavérica de Karen. superstar
  2. Wham! ¿Se puede pensar un título más pop? Cada vez que estoy distraído, canto canciones como “Last Christmas” y el clásico “Wake Me Up Before You Go-Go”, pero todo empezó gracias a Queen. Era el año 1999 cuando mi tío me regaló Greatest Hits III, que acababa de salir. Yo era un pequeño fan y ya había gastado los volúmenes I y II. Ahí descubrí a Elton John, redescubrí la sensualísima voz de Bowie, que había conocido con “Under Prassure” el año anterior cumpliendo con la canción de Brian Jonestown Massacre “(David Bowie I Love You) Since I Was Six” y a George Michael, para descubrir muchos años después que mi padre era su fan.
  3. ¿Qué más? Los Twist. Sólo escuché su clásico, La dicha en movimiento, un disco que logra ponerme contento en casi cualquier situación. Referencias muy densas a la sexualidad, a la política, al comentario social. Alegría hecha música y un juego formidable de géneros (no sólo de pop vive el hombre), de referencias veladas (o más o menos, como en la fea “Jabones flotadores”), con guiños al lenguaje tanguero y a las imágenes de la mass culture. Un uso sublime de la pavada.

2 comentarios sobre “Quince confesiones pop

  1. Pingback: faf.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s