Unimismo

Todo crítico, todo testigo, cumple consciente o inconscientemente, una misión. Contra lo que baratamente pueda sospecharse, mi voluntad es afirmativa, mi temperamento es de constructor, y nada me es más antitético que el bohemio puramente iconoclasta y disolvente; pero mi misión ante el pasado, parece ser la de votar en contra. No me eximo de cumplirla, ni me excuso por su parcialidad. […] Mi crítica renuncia a ser imparcial o agnóstica, si la verdadera crítica puede serlo, cosa que no creo absolutamente. Toda crítica obedece a preocupaciones de filósofo, de político, o de moralista. […] El espíritu del hombre es indivisible; y yo no me duelo de esta fatalidad, sino, por el contrario, la reconozco como una necesidad de plenitud y coherencia. Declaro, sin escrúpulo, que traigo a la exégesis literaria todas mis pasiones e ideas políticas, aunque, dado el descrédito y degeneración de este vocablo en el lenguaje corriente, debo agregar que la política en mí es filosofía y religión.
Pero esto no quiere decir que considere el fenómeno literario o artístico desde puntos de vista extraestéticos, sino que mi concepción estética se unimisma, en la intimidad de mi conciencia, con mis concepciones morales, políticas y religiosas, y que, sin dejar de ser concepción estrictamente estética, no puede operar independiente o diversamente.

Fragmento del apartado Testimonio de parte del séptimo ensayo de José Carlos Mariátegui de sus Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana, El proceso de la literatura.

Oriente, Occidente

Salman Rushdie es autor de una antología de cuentos llamada East, West que nombró por el signo entre los dos términos que componen ese título. En él la coma separa a la vez que une, abre una enumeración, delimita y establece una continuidad porque, como este título continuo pero escindido, el mundo presenta un cisma que se evidencian en esa coma, que incluye y disgrega. En esta entrada hay dos textos (uno escrito en la Norteamérica del siglo XIX, otro en el Japón del siglo XX) que encarnan dos visiones de la vida y el arte que exigen un punto, más que una coma, separando hemisferios.

Sigue leyendo “Oriente, Occidente”

Moderno

As for antiquity, the opinion touching it which men entertain is quite a negligent one and scarcely consonant with the word itself. For the old age of the world is to be accounted the true antiquity; and this is the attribute of our own times, not of that earlier age of the world in which the ancients lived, and which, though in respect of us it was the elder, yet in respect of the world it was the younger. And truly as we look for greater knowledge of human things and a riper judgment in the old man than in the young, because of his experience and of the number and variety of the things which he has seen and heard and thought of, so in like manner from our age, if it but knew its own strength and chose to essay and exert it, much more might fairly be expected than from the ancient times, inasmuch as it is a more advanced age of the world, and stored and stocked with infinite experiments and observations.

Fragmento del capítulo LXXXIV del Novum Organum de Francis Bacon.

[Traducción de María Teresa Beguiristain: En cuanto a la antigüedad  la opinión que los hombres sostienen con respecto a ella es bastante negligente, y poco consonante con la propia palabra. Ya que la vieja edad del mundo es la que ha de ser considerada como la verdadera antigüedad y éste es atributo de nuestros propios tiempos, no de aquella época temprana del mundo en la que vivieron los antiguos; y que, aunque con respecto a nosotros era más vieja, con respecto al mundo era más joven. Y ciertamente así como nosotros buscamos un mayor conocimiento de las cosas humanas y un juicio más maduro en el hombre viejo que ha visto, oído y pensado; de la misma manera se podría esperar de nuestra época, con sólo conocer su fuerza y eligiéramos ensayarla y ejercerla, mucho más que de los tiempos antiguos, tanto más cuanto que es la edad más avanzada del mundo, y almacena y está abastecida de infinidad de experimentos y observaciones.]

Finitud

Cuatro fragmentos de la sección III de los Pensées de Blaise Pascal, de quien T. S. Eliot ha dicho “Pascal is a man of the world among ascetics, and an ascetic among men of the world; he had the knowledge of worldliness and the passion of asceticism, and in him the two are fused into an individual whole.” 

205. Quand je considère la petite durée de ma vie, absorbée dans l’éternité précédente et suivante, le petit espace que je remplis et même que je vois, abîmé dans l’infinie immensité des espaces que j’ignore et qui m’ignorent, je m’effraie et m’étonne de me voir ici plutôt que là, car il n’y a point de raison pourquoi ici plutôt que là, pourquoi à présent plutôt que lors : qui m’y a mis ? par l’ordre et la conduite de qui ce lieu et ce temps a-t-il été destiné à moi? Memoria hospilis unius diei prœlereuntis.

206. Le silence éternel de ces espaces infinis m’eflraie.

207. Combien de royaumes nous ignorent!

208. Pourquoi ma connaissance est-elle bornée? ma taille? ma durée à cent ans plutôt qu’à mille? Quelle raison a eue la nature de me la donner telle, et de choisir ce nombre plutôt qu’un autre, dans l’infinité desquels il n’y a pas plus de raison de choisir l’un que l’autre, rien ne tentant plus que l’autre?

Nota: La cita bíblica “Memoria hospitis unius diei prætereuntis” se encuentra en la Vulgata en Sapientia, V 15. En la Biblia de Jerusalén (y en versión inglesa del King James) está en cambio en el versículo 14 del mismo capítulo, que completo dice: “En efecto, la esperanza del impío es como brizna arrebatada por el viento, como espuma ligera acosada por el huracán, se desvanece como el humo con el viento; pasa como el recuerdo del huésped de un día”; por otra parte, el 15 es “Los justos, en cambio, viven eternamente; en el Señor está su recompensa, y su cuidado a cargo del Altísimo.”, que en la versión latina es el decimosexto versículo.

[Traducción de W.F. Trotter,  al inglés: When I consider the short duration of my life, swallowed up in the eternity before and after, the little space which I fill, and even can see, engulfed in the infinite immensity of spaces of which I am ignorant, and which know me not, I am frightened, and am astonished at being here rather than there; for there is no reason why here rather than there, why now rather than then. Who has put me here? By whose order and direction have this place and time been allotted to me? Memoria hospitis unius diei prætereuntis. // The eternal silence of these infinite spaces frightens me. //How many kingdoms know us not! // Why is my knowledge limited? Why my stature? Why my life to one hundred years rather than to a thousand? What reason has nature had for giving me such, and for choosing this number rather than another in the infinity of those from which there is no more reason to choose one than another, trying nothing else. Y de Juan Domínguez Barrueta, al español: Cuando considero la pequeña duración de mi vida, absorvida en la eternidad precedente y siguiente; el pequeño espacio que yo lleno, y aun que veo, abismado en la infinita inmensidad de los espacios que yo ignoro y que me ignoran, me espanto y me asombro de verme aquí más bien que allí, porque ahora ahora mejor que enotnces. ¿Quién me ha puesto allí? ¿Por orden de quién este lugar y este tiempo han sido destinados para mí? Memoria hospilis unius diei prœlereuntis. // El silencio eternal de estos espacios infinitos me aterra. // ¡Cuántos reinos nos ignoran! // ¿Por qué mi conocimiento es limitado? ¿Mi talla? ¿Mi duración a cien años y no a mil? ¿Qué razón ha tenido la naturaleza para dármela tal, y elegir este número más bien que otro, en la infinidad de los cuales no hay mayor razón para elegir el uno que el otro, no habiendo nada que haga desear el uno más que el otro?]