“Él en sí mismo es todo una textura”: Amir Hamed sobre Osiris Rodríguez Castillos

Hoy cumpliría 92 años Osiris Rodríguez Castillos y aprovecho la efemérides para compartir, primero, otro fragmento hasta ahora inédito de la larga entrevista que le hice a Amir Hamed a fines del año pasado para la diaria, en el que habla del poeta y cantor; segundo, un disco suyo que roza la perfección y, tercero, un fragmento de la novela de Hamed de la que hablamos.

Seguir leyendo ““Él en sí mismo es todo una textura”: Amir Hamed sobre Osiris Rodríguez Castillos”

Cierro mi puerta tras de mí

Traducción libre del hermoso poema de Christina Rossetti¿Quién me librará?”, cuyo título se inspira en un pasaje bíblico (Romanos 7:24-25). Datado en 1864, se publicó originalmente en la revista Argosy (en febrero de 1866) y luego en el libro Goblin Market, The Prince’s Progress, and Other Poems (1875).
La imagen que acompaña el texto es una reproducción de un cuadro de 1891 del pintor simbolista belga Fernand Khnopff, nombrado, a partir de un verso del poema I lock my door upon myself.

Seguir leyendo “Cierro mi puerta tras de mí”

La Academia de Lagado

Los capítulos 5 y 6 de los Viajes de Gulliver de Jonathan Swift, en los que el viajero describe su visita a la Academia de Lagado, capital de Balnibarbi, colonia del reino flotante de Laputa. Se puede acceder a una traducción al español haciendo clic aquí.

scan0005-e1314056100747
Mapa de Laputa, con la ubicación de las ciudades de Lagado y Malonada

Seguir leyendo “La Academia de Lagado”

Una tormenta perfecta


Cuando alguien me hace esa pregunta inevitable, “¿Quién es tu autor favorito?”, siempre digo “Shakespeare”. Hay algunas buenas razones para eso. Primero, porque muchísimo de lo que sabemos de argumentos, personajes, el escenario, hadas e insultos creativos viene de Shakespeare. Segundo, porque si nombrás a un autor vivo, los otros autores vivos se van a enojar porque no fueron ellos, mientras que Shakespeare está convenientemente muerto.

En tercer lugar, porque Shakespeare se niega a ser encasillado. No sólo sabemos muy poco sobre lo que realmente pensaba, cómo se sentía y qué creía, sino que además las obras en sí mismas son inaprensibles. Justo cuando pensás que entendiste el sentido, tu interpretación se derrite como gelatina y te quedás rascándote la cabeza. Tal vez él sea profundo, muy profundo. O tal vez no tenía un editor de continuidad. Y Shakespeare nunca será invitado a un programa de televisión para que se explique a sí mismo, el muy suertudo.

Seguir leyendo “Una tormenta perfecta”

100 palabras sobre el nuevo milenio

We’re all—especially those of us who are educated and have read a lot and have watched TV critically—in a very self-conscious and sort of worldly and sophisticated time, but also a time when we seem terribly afraid of other people’s reactions to us and very desperate to control how people interpret us. Everyone is extremely conscious of manipulating how they come off in the media; they want to structure what they say so that the reader or audience will interpret it in the way that is most favorable to them. What’s interesting to me is that this isn’t all that new. This was the project of the Sophists in Athens, and this is what Socrates and Plato thought was so completely evil. The Sophists had this idea: Forget this idea of what’s true or not—what you want to do is rhetoric; you want to be able to persuade the audience and have the audience think you’re smart and cool. And Socrates and Plato, basically their whole idea is, “Bullshit. There is such a thing as truth, and it’s not all just how to say what you say so that you get a good job or get laid, or whatever it is people think they want”.

Seguir leyendo “100 palabras sobre el nuevo milenio”