Finitud

Cuatro fragmentos de la sección III de los Pensées de Blaise Pascal, de quien T. S. Eliot ha dicho “Pascal is a man of the world among ascetics, and an ascetic among men of the world; he had the knowledge of worldliness and the passion of asceticism, and in him the two are fused into an individual whole.” 

205. Quand je considère la petite durée de ma vie, absorbée dans l’éternité précédente et suivante, le petit espace que je remplis et même que je vois, abîmé dans l’infinie immensité des espaces que j’ignore et qui m’ignorent, je m’effraie et m’étonne de me voir ici plutôt que là, car il n’y a point de raison pourquoi ici plutôt que là, pourquoi à présent plutôt que lors : qui m’y a mis ? par l’ordre et la conduite de qui ce lieu et ce temps a-t-il été destiné à moi? Memoria hospilis unius diei prœlereuntis.

206. Le silence éternel de ces espaces infinis m’eflraie.

207. Combien de royaumes nous ignorent!

208. Pourquoi ma connaissance est-elle bornée? ma taille? ma durée à cent ans plutôt qu’à mille? Quelle raison a eue la nature de me la donner telle, et de choisir ce nombre plutôt qu’un autre, dans l’infinité desquels il n’y a pas plus de raison de choisir l’un que l’autre, rien ne tentant plus que l’autre?

Nota: La cita bíblica “Memoria hospitis unius diei prætereuntis” se encuentra en la Vulgata en Sapientia, V 15. En la Biblia de Jerusalén (y en versión inglesa del King James) está en cambio en el versículo 14 del mismo capítulo, que completo dice: “En efecto, la esperanza del impío es como brizna arrebatada por el viento, como espuma ligera acosada por el huracán, se desvanece como el humo con el viento; pasa como el recuerdo del huésped de un día”; por otra parte, el 15 es “Los justos, en cambio, viven eternamente; en el Señor está su recompensa, y su cuidado a cargo del Altísimo.”, que en la versión latina es el decimosexto versículo.

[Traducción de W.F. Trotter,  al inglés: When I consider the short duration of my life, swallowed up in the eternity before and after, the little space which I fill, and even can see, engulfed in the infinite immensity of spaces of which I am ignorant, and which know me not, I am frightened, and am astonished at being here rather than there; for there is no reason why here rather than there, why now rather than then. Who has put me here? By whose order and direction have this place and time been allotted to me? Memoria hospitis unius diei prætereuntis. // The eternal silence of these infinite spaces frightens me. //How many kingdoms know us not! // Why is my knowledge limited? Why my stature? Why my life to one hundred years rather than to a thousand? What reason has nature had for giving me such, and for choosing this number rather than another in the infinity of those from which there is no more reason to choose one than another, trying nothing else. Y de Juan Domínguez Barrueta, al español: Cuando considero la pequeña duración de mi vida, absorvida en la eternidad precedente y siguiente; el pequeño espacio que yo lleno, y aun que veo, abismado en la infinita inmensidad de los espacios que yo ignoro y que me ignoran, me espanto y me asombro de verme aquí más bien que allí, porque ahora ahora mejor que enotnces. ¿Quién me ha puesto allí? ¿Por orden de quién este lugar y este tiempo han sido destinados para mí? Memoria hospilis unius diei prœlereuntis. // El silencio eternal de estos espacios infinitos me aterra. // ¡Cuántos reinos nos ignoran! // ¿Por qué mi conocimiento es limitado? ¿Mi talla? ¿Mi duración a cien años y no a mil? ¿Qué razón ha tenido la naturaleza para dármela tal, y elegir este número más bien que otro, en la infinidad de los cuales no hay mayor razón para elegir el uno que el otro, no habiendo nada que haga desear el uno más que el otro?]

El Dolor

Fragmento del ensayo de León Bloy La Douleur, que forma parte de la recopilación póstuma Dans les ténèbres.

La Douleur! voilà donc le grand mot! Voilà la solution de toute vie humaine sur la terre! le tremplin de toutes les supériorites, le crible de tous les mérites, le critérium infaillible de toutes les beautés morales! On ne veut absolument pas comprendre que la douleur est nécessaire. Ceux qui disent que la douleur est utile n’y comprennent rien. L’utilitésuppose toujours quelque chose d’adjectif et de contingent et la douleur est “nécessaire”. Elle est l’axe vertébral, l’essence même de la vie morale. L’amour se reconnaît à ce signe et quand ce signe lui manque, l’amour n’est qu’une prostitution de la force ou de la beauté. Je dis que quelqu’un m’aime, lorsque ce quelqu’un accepte de souffrir par moi ou pour moi. Autrement ce quelqu’ian qui prétend m’aimer n’est qu’un usurier sentimental qui veut installer son vil négoce dans monf cœur. Une âme fière et généreuse recherche la douleur avec emportement, avec délire, Lorsqu’une épine la blesse, elle appuie sur cette épine pour ne rien perdre de la volupté d’amour qu’elle peut lui donner, en la déchirant plus profondément. Notre Sauveur Jésus, Lui, a tellement souffert pour i nous qu’il a fallu très certainement qu’il se fît un accommodement entre son Père et Lui pour qu’il nous fût permis, dans la suite, de parler seulement de Sa Passion et pour! Que la simple mention de ce Fait ne fûl pas un blasphème d’une énormité à faire tomber le monde en poussière!

[Traducción de Luis Cayo Pérez Bueno: ¡El Dolor, palabras mayores! ¡He ahí el camino para toda vida humana sobre la tierra, el ápice de toda preeminencia, el cedazo de todo mérito, el criterio infalible de todo adorno moral! Nos resistimos a creer que el dolor es completamente necesario; desbarran quienes afirman que el dolor es útil. La utilidad tiene siempre carácter adjetivo y contingente, mas el dolor es “necesario”. Es la espina dorsal, la médula de la vida moral. El amor se reconoce en esa señal y cuando esa señal falta, el amor no es más que la prostitución de la fuerza o de la belleza. Alguien me ama cuando ese alguien acepta sufrir por mí o por mi causa. En otro caso, ese alguien que pretende amarme no es sino un usurero sentimental que desea establecer su ruin negocio en mi corazón. Una alma noble y desprendida persigue arrebatadamente, con delirio, el dolor. Cuando una espina la hiere, la clava aún más para no perder ni un adarme de la amorosa voluptuosidad que ésta puede proporcionarle, desgarrándola más profundamente. ¡Nuestro Salvador Jesús padeció a tal extremo por nosotros que fue preciso, no cabe duda, un convenio entre su Padre y Él para que no nos fuese vedado, en adelante, referirnos sin más a su Pasión y para que la mera mención de ese Hecho no constituyera una blasfemia tan enorme que redujera el mundo a polvo!]

Vanidad

Leyendo a Thomas von Kempen (Tomás de Kempis) y su De Imitatione Christi gracias a Amado Nervo, gracias a Alfonso Reyes. La cita al principio del poema de Nervo corresponde a tres fragmentos del libro de Job (7,9; 9,26 y 14,2)

De imitatione Christi et contemptu omnium vanitatum mundi  de Thomas a Kempis (fragmento).

Si scires totam bibliam exterius et omnium philosophorum dicta; quid totum prodesset sine caritate Dei et gratia? Vanitas vanitatum et omnia vanitas (Eccl. 1, 2): præter amare Deum et illi soli servire. Ista est summa sapientia per contemptum mundi tendere ad regna cælestia.
Vanitas igitur est divitias perituras quærere: et in illis sperare. Vanitas quoque est honores ambire: et in altum statum se extollere. Vanitas est carnis desideria sequi: et illud desiderare unde postmodum graviter oportet puniri. Vanitas est longam vitam optare: et de bona vita parum curare. Vanitas est præsentem vitam solum attendere: et quæ futura sunt non prævidere. Vanitas est diligere quod cum omni celeritate transit: et illic non festinare ubi sempiternum gaudium manet.

[Traducción (modificada por mí) de Luis Otero LinaresSi conocieras las Escrituras de memoria y te supieras todas las frases de los filósofos ¿de qué te serviría sin la gracia y la caridad de Dios? Vanidad de vanidades, todo es vanidad (Ecl. 1,2) sino amar a Dios y servir sólo a Él. Ésta es la mayor sabiduría: a través del desprecio del mundo, tender hacia los reinos celestiales.
Vanidad es, entonces, buscar riquezas que se acaban y confiarse en ellas. Vanidad es ambicionar el prestigio y colocarse por encima de los demás. Vanidad es dejarse dominar por los deseos naturales y desear lo que después pueda ser causa de grave castigo. Vanidad es querer vivir muchos años y preocuparse poco de vivir honestamente. Vanidad es mirar únicamente esta presente vida y no prever la que vendrá después. Vanidad es amar lo que tan pronto acaba y no buscar con interés la felicidad perpetua.]

A Kempis de Amado Nervo.

Sicut nubes, quasi naves, velut umbra…

Ha muchos años que busco el yermo,
ha muchos años que vivo triste,
ha muchos años que estoy enfermo,
¡y es por el libro que tú escribiste!

¡Oh Kempis, antes de leerte amaba
la luz, las vegas, el mar Oceano;
mas tú dijiste que todo acaba,
que todo muere, que todo es vano!

Antes, llevado de mis antojos,
besé los labios que al beso invitan,
las rubias trenzas, los grande ojos,
¡sin acordarme que se marchitan!

Mas como afirman doctores graves,
que tú, maestro, citas y nombras,
que el hombre pasa como las naves,
como las nubes, como las sombras…

huyo de todo terreno lazo,
ningún cariño mi mente alegra,
y con tu libro bajo del brazo
voy recorriendo la noche negra…

¡Oh Kempis, Kempis, asceta yermo,
pálido asceta, qué mal me hiciste!
¡Ha muchos años que estoy enfermo,
y es por el libro que tú escribiste!