Entre Frenhofer y Lantier

Reseña de Conversaciones con Cézanne, compiladas por P. M. Doran (Buenos Aires: Cactus, 2016), que se publicó en la diaria el 4 de agosto de 2017.


En 1831 se publicó, en L’Artiste (un periódico que reuniría en sus páginas a figuras tan cruciales como Gérard de Nerval, Théophile Gautier y Charles Baudelaire, por nombrar a unos pocos, y que comenzó a editarse ese año para seguir hasta 1904), una nouvelle de Honoré de Balzac que se llamaría La obra maestra desconocida. Sigue la historia de un Nicolas Poussin (1594-1665) joven que, en una visita a Frans Pourbus, conoce a un genial pintor llamado Frenhofer, que trabaja desde hace diez años en un cuadro. Poussin le ofrece presentarle a su amante para que le sirva de modelo. Entusiasmado, el maestro acepta y concluye su trabajo, pero cuando los dos amigos van a ver la obra, es una pintura caótica, como una bruma de colores, matices y líneas. Entre todo eso, en una esquina del lienzo ven un pie de mujer. “¡Un pie vivo!”, exclama el narrador.

Sigue leyendo “Entre Frenhofer y Lantier”

Porpora de’ giardin, pompa de’ prati

 

Landscape with Polifemus - Poussin

Patroclus - David

provence

TWOMBLY - Hero and Leandro [Part 1 of 4] (1984, Bassano in Teverina)

En el Paysage avec Polyphème de Poussin veo un parentesco con Goya que Frédéric Jiméno Solé asegura (sin nombrar esa obra). Por otra parte, lo aprendido del maestro, discípulo de griegos y romanos, cobra formas diversas en las figuras humanas de David (la posición de su Patrocle es un claro ejemplo), en los sólidos paisajes de Cézanne (elegí sus Montagnes en Provence por puro capricho, podría haber sido otra) o en el juego compositivo de Twombly (la referencia es explícita en Hero and Leandro, part one, pieza de la exposición Twombly and Poussin: Arcadian Painters). La lista es larga; a través de sus admiradores Poussin llega a algunos de los pintores más importantes de los siglos XIX y XX: Ingres, Picasso, Matisse…

El nombre de la entrada corresponde a un verso del poema de Giovan Battista Marino Rosa riso d’amor, con quien Poussin tuvo una interesante relación. El verso es citado por Borges en su prosa breve Una rosa amarilla.