Farai un vers de dreit nien

La canción que se conoce con el nombre Farai un vers de dreit nien, su primer verso, es la más famosa de las poquísimas que se conservan de Guilhem de Peiteus (Guillermo de Poitiers, Guillermo IX de Aquitania). La versión de Panero viene precedida por las siguientes palabras, interesante resumen de la vida y la persona del Trovador: El conde de Peitieu fue uno de los mejores cortesanos del mundo, y el mejor seductor de mujeres; y buen caballero de armas, arduo de domeñar. Y supo bien componer y cantar con voz entera; y anduvo largo tiempo por el mundo, engañando a las mujeres (de las Biographies des troubadours de Chabaneau). Eduardo Milán, en un artículo de la revista Vuelta habla de esta canción como un anticipo a Mallarmé y su Un coup de dés y, por eso, de toda la poesía de vanguardia. A continuación reproduzco el original, en occitano, y cinco de sus traducciones al castellano.

Seguir leyendo “Farai un vers de dreit nien”

Poemas de amor III

En consonancia con dos entradas anteriores (I y II) esta vez poemas en castellano, de distintas épocas y dos continentes.

El poeta a su amada de César Vallejo.

Amada, en esta noche tú te has crucificado
sobre los dos maderos curvados de mi beso;
y tu pena me ha dicho que Jesús ha llorado,
y que hay un viernes santo más dulce que ese beso.

En esta noche clara que tanto me has mirado,
la Muerte ha estado alegre y ha cantado en su hueso.
En esta noche de setiembre se ha oficiado
mi segunda caída y el más humano beso.

Amada, moriremos los dos juntos, muy juntos;
se irá secando a pausas nuestra excelsa amargura;
y habrán tocado a sombra nuestros labios difuntos.

Y ya no habrá reproches en tus ojos benditos;
ni volveré a ofenderte. Y en una sepultura
los dos nos dormiremos, como dos hermanitos.

Tres cosas de Baltasar del Alcázar.

Tres cosas me tienen preso
de amores el corazón,
la bella Inés, el jamón,
y berenjenas con queso.

Esta Inés, amantes, es
quien tuvo en mí tal poder,
que me hizo aborrecer
todo lo que no era Inés.
Trájome un año sin seso,
hasta que en una ocasión
me dio a merendar jamón
y berenjenas con queso.

Fue de Inés la primer palma;
pero ya juzgarse ha mal
entre todos ellos cuál
tiene más parte en mi alma.
En gusto, medida y peso
no le hallo distinción:
ya quiero Inés, ya jamón,
ya berenjenas con queso.

Alega Inés su bondad,
el jamón que es de Aracena,
el queso y la berenjena
la española antigüidad.
Y está tan en fiel el peso
que, juzgado sin pasión,
todo es uno, Inés, jamón,
y berenjenas con queso.

A lo menos este trato
destos mis nuevos amores
hará que Inés sus favores
nos los venda más barato.
Pues tendrá por contrapeso
si no hiciere razón,
una lonja de jamón
y berenjenas con queso.

Bébetela de Luis Alberto de Cuenca.

Dile cosas bonitas a tu novia:
«Tienes un cuerpo de reloj de arena
y un alma de película de Hawks.»
Díselo muy bajito, con tus labios
pegados a su oreja, sin que nadie
pueda escuchar lo que le estás diciendo
(a saber, que sus piernas son cohetes
dirigidos al centro de la tierra,
o que sus senos son la madriguera
de un cangrejo de mar, o que su espalda
es plata viva) . Y cuando se lo crea
y comience a licuarse entre tus brazos,
no dudes ni un segundo:
bébetela.