El fulgor del mundo: sobre “El hijo judío”, de Daniel Guebel

Reseña de El hijo judío, de Daniel Guebel (Buenos Aires: Random House, 2018), que salió en la diaria el 11 de diciembre de 2018.


“Nadie tiene que dar lecciones al padre sobre cómo adivinar las intenciones del hijo”, dice el señor Bendemann en el cuento largo “La condena”, que Franz Kafka escribió en 1912. Más allá de la elección del traductor (que mis nulos conocimientos de alemán me impiden criticar), en el original la palabra clave es durchschauen, que por lo que entiendo puede significar tanto lo que el traductor decidió, “conocer las intenciones de alguien”, como también su “esencia” o “entenderlo” de una manera profunda: al estar formado por el verbo schauen en conjunción con el prefijo durch, me explican, uno podría decir que de lo que se jacta el personaje de Kafka frente a su hijo es de poder ver “a través de él”, de “calarlo”. En todo caso, si eso parece ser una habilidad específica del padre, acaso para el hijo sea distinto; acaso para el hijo sí sean necesarias lecciones, el encuentro de una suerte de manual imposible que enseñe a leer al progenitor, comprenderlo.

Sigue leyendo “El fulgor del mundo: sobre “El hijo judío”, de Daniel Guebel”

El placer en la anacronía: sobre “Tres visiones de Las mil y una noches”, de Daniel Guebel


La historia, a fuerza de repeticiones, es muy conocida: el sultán Shahryar, despechado por la infidelidad de su esposa, decide dormir cada noche con una mujer distinta (siempre hijas de funcionarios de su corte) y mandarla matar a la mañana siguiente… hasta que le toca el turno a Sherezade. La joven, que tiene de astuta lo que tiene de bella, decide contarle un cuento a su amante que no vea el fin con el sol del amanecer, para engancharlo y poder vivir un día más. De ese modo, entre “abrazos amorosos” y relatos, pasan las noches, y al tiempo, ya con hijos en común, la pareja se casa.

Sigue leyendo “El placer en la anacronía: sobre “Tres visiones de Las mil y una noches”, de Daniel Guebel”