La espera: sobre un tono apocalíptico