En tierra de nadie

Reseña de El Murciélago, de Jo Nesbø (Montevideo: Random House, 2015) que salió en la diaria el 28 de agosto.


Roja y Negra se llama la colección que dirige Rodrigo Fresán y que ha venido publicando sistemáticamente novelas policiales, noir y thrillers de temática y orígenes diversos. El año pasado inauguró la serie de Harry Hole, el ya famoso inspector estrella de las novelas de Jo Nesbø, con El Leopardo (octavo de la serie), que hasta el momento no había sido traducido al castellano y, ya este año publicó El Murciélago y, más recientemente, Cucarachas.

Seguir leyendo “En tierra de nadie”

La recompensa

Reseña de El Leopardo, de Jo Nesbø (Montevideo: Random House, 2014) que salió en la diaria el 13 de febrero.


La novela negra nórdica es ya un género en sí mismo. Oscurísima y cruda, el componente moral es uno de sus puntos fuertes; la denuncia que se oculta tras historias de una crueldad que conmociona es clara: la maldad que subyace al hombre también en las modélicas sociedades escandinavas. Maj Sjöwall y Per Wahlöö, la pareja de periodistas que inició en los 60 el policial sueco sabían el poder del género para mostrar y cuestionar los puntos oscuros de una sociedad en decadencia. Sus discípulos, sus compatriotas Henning Mankell y Stieg Larsson, o la noruega Anne Holt, se han posicionado en los primeros lugares de las listas de ventas año tras año; como si a cada “descubrimiento” (vía Estados Unidos) lo siguiera otro que redoblara la apuesta. Jo Nesbø, noruego, es uno de los que se ha consolidado en estos años con mayor fuerza y ahora algunas de las aventuras de Harry Hole, el comisario que protagoniza su serie de novelas, se encuentran ya traducidas. Panserhjerte, que es de 2009, apareció el año pasado en la colección Rojo y negro de Random House y es el octavo libro de la serie. El Leopardo (tal es el nombre que le han puesto) sigue en la serie a El muñeco de nieve (de 2007 y editado en castellano por RBA en 2013), pero, si bien las referencias a esa aventura son constantes, se sostiene por sí mismo, sin que sintamos la necesidad de recurrir a la otra novela. Porque, sin ser una obra maestra del género ni hacer grandes contribuciones a nivel estilístico o temático, El Leopardo está inteligentemente construida y logra con creces lo que se propone: aterrar. Es un libro que nos exige (por su extensión) abandonarlo, pero que no se deja abandonar. Se lee con fascinación y en un estado de suspenso constante.

Seguir leyendo “La recompensa”