Los cielos de las letras

Artículo que escribimos junto a Ramiro Sanchiz para la diaria con motivo de la muerte de Amir Hamed (11 de mayo de 1962-20 de noviembre de 2017) y que se publicó el 21 de noviembre de 2017, acompañado por otros textos: un recuerdo de Gustavo Verdesioun obituario de Pablo Rocca y una serie de testimonios de César Aira, Silvia Guerra, Carlos Rehermann y Aldo Mazzucchelli.


Allá por setiembre de 2015, uno de nosotros presentaba una novela en la Feria Internacional del Libro de Montevideo. La mesa de presentadores estaba compuesta por el biofísico Eduardo Mizraji y por Amir Hamed, y cuando le tocó hablar a este los presentes pudimos oír, a modo de preludio, el relato apasionado y furibundo de una entonces recentísima instancia de premiación en la que, contó, el primer premio se le había escamoteado o se le había querido negar porque, según uno de los jurados, la obra en cuestión no parecía “literatura uruguaya”. Mizraji, entonces, aprovechó una pausa de Hamed para ofrecer una respuesta: ese fue el premio, le dijo. Que la obra en cuestión no pareciese uruguaya.

Amir –vamos a llamarlo por su nombre de pila, porque ninguno de nosotros quiere ocultar que tuvimos la dicha de contarlo entre nuestras amistades– se rio de buena gana y siguió hablando.

Seguir leyendo “Los cielos de las letras”

Un maléfico encanto

Reseña que escribí para El crimen de Delmira Agustini de Pablo Rocca (ed.), Pablo Armand Ugón, Fiorella Banchero, Felipe Correa y Erika Geymonat. (Montevideo: Estuario, 2014, 2015) y que salió en la diaria el 24 de marzo.


El 28 de julio de 1914 el Imperio austrohúngaro declaró la guerra al reino de Serbia. Comenzaba así la Primera Guerra Mundial. Unos días antes (el 6 de ese mes) había muerto, asesinada, Delmira Agustini en la habitación donde vivía su ex esposo, amante y matador, el suicida Enrique Job Reyes. Como documentan Barrán y Nahum (y cita Pablo Armand Ugón), el espacio que dedicó la prensa al homicidio superó al dedicado al comienzo de la guerra. El crimen de Delmira Agustini se desarrolla, de algún modo, en torno a ese dato. En torno, entonces, a uno de los sucesos que más conmonvieron a la sociedad uruguaya del 900. Pero más allá de su importancia para comprender un momento histórico y una obra poética determinados, es necesario también leer este libro como trabajo de investigación que recopila documentos de 100 años atrás y los interpreta desde un país que ciertamente no es el mismo que aquel Uruguay de 1914, pero donde sobrevive el interés por la vida de Delmira Agustini y su trágico final. La existencia, a menos de un año de su primera edición, de una segunda tirada confirma, de alguna forma, este hecho. Es que los ecos de las respuestas que desencadenaron la muerte de una de las más grandes poetas de Uruguay, aún hoy resuenan. De pronto todo se puso, momentáneamente al menos, en juego a una vez: una idea del arte, del lugar de la mujer en la sociedad, del progreso (que significó en parte, para el batllismo, la promulgación de avanzadas leyes que privilegiaron en muchos casos a la mujer, dándole una independencia hasta entonces impensada). Todo confluyó en este caso: la crítica moral (y moralista), el panegírico lírico, los entretelones de la vida social montevideana, los problemas de género, de clase, de pertenencia, de religión.

Seguir leyendo “Un maléfico encanto”