Los cielos de las letras

Artículo que escribimos junto a Ramiro Sanchiz para la diaria con motivo de la muerte de Amir Hamed (11 de mayo de 1962-20 de noviembre de 2017) y que se publicó el 21 de noviembre de 2017, acompañado por otros textos: un recuerdo de Gustavo Verdesioun obituario de Pablo Rocca y una serie de testimonios de César Aira, Silvia Guerra, Carlos Rehermann y Aldo Mazzucchelli.


Allá por setiembre de 2015, uno de nosotros presentaba una novela en la Feria Internacional del Libro de Montevideo. La mesa de presentadores estaba compuesta por el biofísico Eduardo Mizraji y por Amir Hamed, y cuando le tocó hablar a este los presentes pudimos oír, a modo de preludio, el relato apasionado y furibundo de una entonces recentísima instancia de premiación en la que, contó, el primer premio se le había escamoteado o se le había querido negar porque, según uno de los jurados, la obra en cuestión no parecía “literatura uruguaya”. Mizraji, entonces, aprovechó una pausa de Hamed para ofrecer una respuesta: ese fue el premio, le dijo. Que la obra en cuestión no pareciese uruguaya.

Amir –vamos a llamarlo por su nombre de pila, porque ninguno de nosotros quiere ocultar que tuvimos la dicha de contarlo entre nuestras amistades– se rio de buena gana y siguió hablando.

Seguir leyendo “Los cielos de las letras”

Cuentos de barrio y de muerte

Reseña de Urquiza de Carolina Bello (Montevideo: Fin de Siglo, 2016) y de la quinta entrega de los Cuadernos de ficción, Negro (Montevideo: Estuario, 2016), que fue publicada en la diaria el 15 de diciembre de 2016.


Son pocos los libros de ficción que incluyen mapas. Por lo general, se trata de libros pensados para niños (como en la saga protagonizada por Winnie-The-Pooh, de A. A. Milne), o de fantasía (como la serie Canción de fuego y hielo, de George R. R. Martin), o ambas cosas (como El hobbit, de J. R. R. Tolkien). A veces las novelas históricas vienen acompañadas por un plano que delimita los espacios nombrados (sobre todo cuando refieren a épocas muy pretéritas, en las que la toponimia era distinta de la actual), y también novelas como Los anillos de Saturno, de W. G. Sebald, se sirven de material cartográfico y otros tipos de imágenes para profundizar el espacio de la ficción (y a la vez problematizar la condición de artificio). Más escasos son los libros con mapas en la literatura uruguaya, y uno de los ejemplos recientes más atendibles es Urquiza, de Carolina Bello, el ganador más reciente del premio Gutenberg que otorga la editorial Fin de Siglo en conjunto con la Unión Europea.

Seguir leyendo “Cuentos de barrio y de muerte”